Plan A madrid

El Ayuntamiento de Madrid lanza un ambicioso plan para mejorar la calidad del aire y hacer frente al cambio climático

Los conocidos popularmente como los ayuntamientos del cambio ahora también quieren hacerle frente al cambio climático, o al menos ese el caso del Ayuntamiento de Madrid gobernado por Manuela Carmena. Para ello el consistorio madrileño ha decidido lanzar un ambicioso plan compuesto por un total de treinta medidas, muchas de ellas de gran calado. El denominado Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático, o Plan A, que se aprobó el pasado mes de Septiembre busca hacer de Madrid un lugar más saludable para sus habitantes.

 

La puesta en marcha inicial del plan exigirá un desembolso de casi 544 millones de euros, que provendrán tanto de los presupuestos del Ayuntamiento de Madrid, como de los fondos europeos y de la Comunidad de Madrid.

 

Entre las medidas más ambiciosas destacan la creación para junio de 2018 de una Área Central de Cero Emisiones en el distrito Centro de la capital, la ampliación y mejora de la flota de autobuses de la EMT, la reforma de las principales vías de acceso al centro, y aquí se incluyen la remodelación de la gran Vía y el rediseño del entorno de la Plaza de España, y la regeneración y rehabilitación de distintos barrios de la ciudad.

 

Por supuesto, entre las treinta medidas está, como no podía ser de otro modo, la mejora y ampliación de la red ciclista. El objetivo que se persigue con esta medida es incrementar la red ciclista hasta un 5% para 2025. Para lograrlo solo en el año 2017 se van a crear más de 30 kilómetros de itinerarios ciclistas. De igual modo, se va a potenciar BiciMad el servicio público de alquiler de bicicletas eléctricas cuya gestión paso a ser pública con la entrada al ayuntamiento de Madrid de Manuela Carmena. De este modo, BiciMAD se ampliará hasta las nuevas zonas en las que exista una demanda que así lo justifique. Igualmente, se renovarán las bicicletas y se desarrollarán los medios tecnológicos necesarios para su integración completa en la red de transporte público.

 

Entre los objetivos específicos que se han fijado en este plan se incluyen una reducción superior al 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2030 y la reducción en un 50% del total de emisiones causadas por la movilidad con respecto a 2012. De igual modo, también se busca “disminuir la vulnerabilidad urbana”, a causa de los riesgos que implica el calentamiento global.

 

Es igualmente destacable el hecho de que, como viene siendo habitual, desde el consistorio se tomarán en cuenta las opiniones de los ciudadanos a la hora de poner en práctica muchas de las medidas incluidas en el plan A.

 

Sin duda todo un paso adelante para la ciudad de Madrid, un paso que pretende ponerla a la altura de otras grandes capitales europeas en el camino para ser una ciudad más verde, más humana y más accesible.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de email no se hará pública